TV: Te contamos todos los cambios de ‘Vis a Vis’ en FOX

El próximo 23 de Abril, comienza la 3 temporada de la serie ‘Vis a Vis’ en FOX, y nosotros te damos las claves para que no te la pierdas

por Yasmín Grima

 

Dos años. Han pasado dos años desde que mirábamos nerviosos las audiencias de una de las series más revolucionarias de la ficción española, Vis a Vis. Dos años desde que cruzábamos los dedos para que Antena 3 tomase la decisión de renovarla por una tercera temporada… algo que no pasó. 

Uno de los grandes mensajes de esta serie, que desde luego fue muy comentado e hizo mella en muchos, fue legado de Leopoldo, el padre de Maca (interpretado por el maravilloso Carlos Hipólito) y decía así: “Rendirse no es una opción.”

No sé vosotros, pero yo debo reconocer que me rendí. No porque me faltara ilusión o esperanza, sino porque hay cosas en la vida que requieren de unos factores que están fuera de nuestro alcance… y en este caso la televisión funciona con normas propias. Rentabilidad y marketing. Si algo no produce los resultados esperados, normalmente se tira a la basura. Y es lo que inexplicablemente ocurrió con Vis a Vis, que, en mi opinión, se vio injustamente afectada por la forma en la que se sigue midiendo la audiencia. Algo que, en los tiempos que corren, con el avance de la tecnología, poco tiene que ver con la realidad. Así pues, decíamos adiós a la que (al menos para mí) era la mejor serie creada en la historia de este país. Pero a veces, por muy difícil que parezca, los milagros existen. Y cuando crees que ya está todo perdido, aparece Fox en este caso, anunciando una renovación. Parece ser que, efectivamente, rendirse no es una opción… y que, como suele decirse “la boca está para pedir”. Gracias a la estupenda e incansable Marea Amarilla, que estuvieron días, semanas, meses insistiendo en que queríamos más… que necesitábamos más… los deseos de ver continuar esta historia son ahora una realidad. Aunque yo al menos voy con pies de plomo. 

Siempre he odiado la palabra fan, porque me parece un tanto extrema… así que lo dejaré en que, cuando te implicas tanto en algo como yo lo hice (lo hago y lo haré) con esta serie, siempre tiendes a ir un paso más allá. Tal vez también sea porque, mientras que hay series que están diseñadas simplemente para entretener, Vis a Vis jamás se mantuvo en la superficie. Todo lo contrario. Y es sin duda uno de los ingredientes a destacar. Nunca se trató de nada simple, de blanco o negro. La gama de grises es infinita. Al gusto del consumidor. Pero sin duda es una serie que no deja indiferente a nadie. Que te obliga a darle vueltas al coco, a cuestionarte y plantearte cosas, a entender y empatizar. Probablemente en un principio, resultaba un tanto aterradora la idea de una nueva temporada… porque ya dice el dicho que “más vale malo conocido, que bueno por conocer”. Siempre está ahí el pequeño miedo de que no vaya a cumplir las expectativas que todos, inconscientemente, creamos en nuestra mente. Pero conforme fueron dándose a conocer más datos, esta sensación fue desvaneciéndose. Primero porque, el reparto que conocimos y nos impactó vuelve prácticamente en su totalidad… pero sobre todo, lo más importante para mí, es que se conserva al equipo. Y digo que es lo más importante, porque un actor o una actriz, al final lo que hace es interpretar lo que recibe plasmado en un guión y actuar acorde a las directrices de la persona que le indique. Así que lo realmente necesario es que ese guión esté escrito por una mente prodigiosa y que el director en cuestión valore cada mínimo detalle para adentrarnos en la piel del personaje. Y, afortunadamente, los encargados de esto vuelven a ser los que fueron, los que consiguieron que nos enamorásemos de dichos personajes. No sé si una vez se emitan los capítulos pensaré igual, pero ahora mismo respiro tranquila. Precisamente porque conozco su trabajo, puedo decir que confío plenamente en la capacidad y calidad de este equipo, liderado por Jesús Colmenar e Iván Escobar, entre otros muchos. Que, aunque no veamos sus caras, es un gran respaldo saber que contamos con ellos.

 

 

Poco se sabe hasta ahora de los secretos que aguardan la nueva temporada, salvo que, al ser una cadena de pago, los capítulos serán menos y más cortos. Algo que a mí personalmente me resulta agridulce, pero claro, no soy objetiva. Si por mí fuera, cada temporada tendría quinientos capítulos de ocho horas… como obviamente no puede ocurrir, me pondré la máscara de persona sensata e intentaré ver el vaso medio lleno. Que un capítulo dure menos, no significa que vaya a hacernos disfrutar menos. Todo lo contrario. Igual nuestra retina se enfrenta a una cantidad inferior de minutos, pero al estar todo más condensado, probablemente nuestro cerebro se someta a un reto superior… y, no sé vosotros, pero yo estoy aquí para todos y cada uno de los retos que esta serie quiera plantearnos. A su crudeza y ambigüedad. Y su delgada línea entre lo correcto y lo incorrecto. Entre el bien y el mal. Entre el amor y el odio. A su profundidad y su realidad.

Aunque, como hemos comentado, conservamos al elenco principal y al equipo técnico, en esta ocasión cambiamos de casa. Y no me refiero solamente al evidente cambio de cadena, sino al cambio de “casa”, literalmente. Cambiamos de cárcel. Esto ya no es Cruz del Sur, ahora será Cruz del Norte. Un cambio obligado, ya que a los pocos días de cancelar la segunda temporada, se desmontó completamente el plató y decorados que conformaban la prisión en la que comenzaba todo. Pero bueno, como suele decirse, el corazón no está en un lugar, sino con una persona… y afortunadamente, todas esas personas van a seguir con nosotros, como mínimo, una temporada más. Ellas y más. Porque, como es evidente, al trasladar a nuestras chicas a un nuevo entorno, este ya tiene un hábitat natural en el que las ya veteranas pasarán a ser novatas. Esto, inevitablemente, trae consigo un nuevo grupo de “adquisiciones”. Y lo digo así, porque estoy convencida de que amaremos a cada uno de los nuevos personajes. Porque si algo tiene esta serie, es que cada integrante del elenco resulta ser un diamante en bruto. 

Hay algo que siempre me ha encantado. No solo el hecho de que todo gire en torno a mujeres, fuertes y empoderadas, también la representación y diversidad. Ya sea sexual, física o racial. Y también el hecho de que no se dejen llevar por la facilidad o la simpleza de contratar a un actor de moda que asegure una cantidad de espectadores. Para mí, esta serie trata de oportunidades. Tanto en su trama, como fuera de ella. Y gracias a Vis a Vis hemos podido conocer y disfrutar de profesionales que probablemente no habrían tenido la oportunidad de abrirse en canal como lo hacen capítulo tras capítulo.

Para esta nueva temporada, contamos con una nueva banda. Dentro de que estamos hablando lógicamente de ficción, Vis a Vis tiende a ser bastante fiel a la realidad… y en esta tercera entrega, contamos con la mafia china, nada más y nada menos. Akame (Huichi Chiu) integra la cúpula de la Triada Tao en España y, por lo que apunta la escasa información que vamos obteniendo previa al estreno, es la nueva reina de Cruz del Norte. Vamos, la que parte el bacalao. La que, sin duda, hará sufrir a nuestras chicas.

Otro personaje que me llama mucho la atención, es Mercedes (Ruth Diaz). Una nueva presa con delitos que no pueden estar más a la orden del día… básicamente y en resumen, es una política corrupta.

También contaremos con Goya (Itziar Castro), quien, por su descripción, nos hace pensar que podría ser la nueva Anabel. Aunque ella quizás use más la fuerza bruta que su maquiavélico cerebro.

Luna (Abril Zamora) es una reclusa aparentemente poco problemática, con delitos como tráfico de drogas, hurto y alteración del orden público… pero que, además, es el primer personaje transexual de la serie. Su historia me resulta también de lo más interesante e intrigante.

Y por último, en la categoría de presas, tenemos a Pruden (Ana Marzoa). Una veterana, esposa de un conocido narco gallego de los años ‘80. Personajes de este tipo, que aparentemente parecen “inofensivos”, terminan ocupando un considerable lugar, como fue (y espero que siga siendo) el caso de Sole. Así que habrá que poner nuestros ojos en ella.

Y no solo se han incorporado nuevas presas… siendo esto una cárcel, necesitamos a gente que ponga orden (o caos, según se tercie). Y por ello contamos con nuevos guardas. 

Altagracia (Adriana Paz) es una funcionaria en el rango de jefatura. Nos la presentan como alguien con una personalidad volátil, tendente a la agresividad y con una baja capacidad empática. Vamos que, para que nos entendamos, se las va a hacer pasar canutas a las presas. Algo así como la Valbuena femenina.

Millán (Zaida Pérez) en cambio parece a simple vista su antítesis. Su expediente profesional es modélico, sin rastro de negligencias ni conductas indisciplinadas. Trabajadora recta y confiable, genera buen clima laboral entre sus compañeros. La investigación interna la sitúa fuera de sospecha de posibles corruptelas. Pero como nos vamos conociendo ya, es muy posible que esconda algo. O tal vez no. Iremos observando. 

Frutos (Luis Callejo). Aunque las comparaciones son odiosas, y en absoluto pretendo rebajar a los personajes a algo tan simple como un reemplazo, supongo que inconscientemente tendemos a buscar referentes en lo que ya conocemos, por lo que conforme a la descripción que nos han proporcionado, por ahora, él podría asemejarse a Palacios. No sé si con su misma nobleza y sentido del humor, pero sí en cuanto a no ser otro guarda empecinado en amargar la existencia de las reclusas.

Moncada (Javier Lara) será el director de Cruz del Norte. Inevitablemente, en este apartado no puedo ser parcial. Amaba demasiado a Cristina Plazas y la echaré infinitamente de menos. Tanto a sus dotes interpretativas como al maravilloso personaje al que daba vida. Miranda era simplemente espléndida. Y aunque la descripción de Moncada nos hace ver ciertas similitudes con ella, algo me hace pensar que no durará mucho tiempo.

Para finalizar, Nerea (Irene Anula). La nueva compañera de Castillo. Nuestro Castillo. No sabemos muy bien cuál será su papel, más allá de ser agente de policía. Supongo que, como en temporadas anteriores, habrá algún caso indirectamente ajeno a la prisión en sí. Lo que sí sabemos sobre ella es que está diagnosticada de cáncer. Una enfermedad que lamentablemente está mucho más presente de lo que desearíamos… por lo tanto es otra oportunidad más para explorar algo que, por desgracia, de una manera u otra, nos persigue a muchos.

Por último, a destacar, el “fichaje” de Miriam, concursante de Operación Triunfo 2017. Por si os lo preguntáis, sí, me tragué la edición entera. Incluyendo su directo. Qué le voy a hacer, no tengo vida y veo prácticamente todo lo que se emite estos días. El caso es que me emocionaba cada vez que la escuchaba hablando de la serie con la misma pasión y entrega que podría perfectamente haber salido de mi. Así que, como espectadora del programa, me alegré mucho por ella cuando le ofrecieron componer un nuevo tema para la serie. Aquí ya me meto más en opinión personal que en comentar las novedades… En mi caso, me parece bien que, por mucho que el regreso de la serie conserve “la masa madre”, al ser un nuevo “Vis a Vis” quieran proporcionarle un cambio de look. Aún no sabemos si la idea de este nuevo tema es simple promoción o finalmente se convertirá en la sintonía de la cabecera. Como amante del clásico Agnus Dei de Cecilia Krull, siento cierta lucha interna cuando pienso que tal vez tengamos que desprendernos de ella. Aunque, por otro lado, muchas veces un cambio se agradece. En este caso y, repito, es una opinión personal, estaba abierta a la idea de una nueva banda sonora… pero tras haberla escuchado, no sé muy bien cómo sentirme. La canción no me disgusta, pero siendo completamente objetiva, me parece ciertamente anticlimática para lo que en teoría nos espera. Estaremos a la espera de descubrir si finalmente pasa el corte.

Y vosotros… ¿que esperáis de esta temporada? Yo, personalmente, por muy feliz que esté de su regreso en general y por mucho que me intriguen los nuevos personajes… no puedo evitar morderme las uñas pensando cómo tratará la vida a mis chicas. No olvidemos que Zulema quedó en coma (por culpa de Maca), que Saray estaba embarazada de Sandoval, que Rizos estaba a punto de salir de prisión gracias al tercer grado, que Sole acababa de casarse y perder a su marido por encargo de Anabel y que Macarena Ferreiro era la nueva “dueña” de la cárcel, al menos de forma simbólica. Muchas cosas cambiarán, pero imagino que otras partirán desde donde las dejamos. ¿Que pasará con el triángulo (/cuarteto) de Fabio-Maca-Rizos(-Saray) ahora que Roberto Enriquez no es regular en la serie? ¿Veremos a Román? ¿Sabremos algo sobre cómo van las cosas por Cruz del Sur? ¿O directamente nos sumergiremos a tal profundidad en la nueva Cruz del Norte que no tendremos tiempo ni fuerzas para pensar en nada más? ¿Como será la colisión entre dos mundos (Sur vs. Norte? El 23 de abril saldremos de dudas… en Fox.

Anuncios